Muere el naturalista Pentti Linkola

“La democracia es el más miserable de todos los sistemas sociales conocidos, la piedra angular de la fatalidad. En ella, la libertad incontrolable de producción y consumo y las pasiones de las personas no solo se toleran, sino que se tienen como los valores más elevados. Los desastres ambientales más graves ocurren en las democracias.”
Pentti Linkola

El pasado 5 de abril murió el naturalista, escritor y pensador finlandés Pentti Linkola a los 87 años de edad en la localidad de Sääksmäki. La mayor parte de sus días los pasó de manera muy austera, acorde a su pensamiento, en una casa sin agua corriente y se ganó la vida como pescador, ayudado de un pequeño bote y un caballo con el que después iba puerta por puerta vendiendo el pescado a la población local.

Considerado una de las figuras clave del pensamiento “ecofascista” y admirador confeso de la Alemania nacionalsocialista, Linkola se interesó por primera vez en el naturalismo durante sus años de universitario y escribió su primer libro a los 23 años. Con el paso del tiempo, su visión del mundo y sus ideas se hicieron cada vez más radicales, mostrándose totalmente contrario a los desmesurados avances tecnológicos que destruyen el medio ambiente y apartan al ser humano de la naturaleza. Sus escritos, así como sus intervenciones en algunas entrevistas que le fueron concedidas en los medios de comunicación, causaron gran controversia por su crítica feroz a algunos de los dogmas de nuestro tiempo, como la democracia, a la que se refería como “religión de la muerte”, o la inmigración. Entre otras iniciativas, fue el creador de la Fundación Finlandesa del Patrimonio Natural, dedicada a la protección y conservación de los bosques de su país.

Totalmente disgustado con el rumbo de la civilización moderna, Linkola abogaba por una reducción drástica de la población mundial, el abandono de todo progreso tecnológico que atentara contra la naturaleza, la eugenesia, la conservación de los recursos naturales y el retorno a una vida más sencilla como únicas vías para detener la salvaje depredación del planeta por parte del ser humano.

Poco conocido fuera de su país natal, pues sus ideas eran tremendamente incendiarias y políticamente incorrectas, parte de su amplia creación literaria fue finalmente traducida al inglés y publicada en 2011 en un libro titulado “Can Life Prevail?” por la editorial Arktos Media, actualmente radicada en Hungría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *