78º aniversario de la batalla de Krasny Bor

Como viene siendo habitual durante los últimos años en las fechas cercanas al aniversario de la batalla de Krasny Bor, en la que la División Azul libró una heroica lucha contra las hordas del Ejército Rojo, dos actos tuvieron lugar ante el panteón de la admirable división de voluntarios en el madrileño cementerio de la Almudena. El primero, organizado por la Hermandad Nacional de la División Azul, y en un marco más recogido y de pura conmemoración, tuvo lugar el 10 de marzo, coincidiendo con la fecha exacta de la batalla de 1943.

El segundo acto, de la mano de diversas organizaciones nacionalistas juveniles presentes en la capital, se celebró, como se viene haciendo desde hace más de una década, el sábado más próximo al aniversario. Este acto se caracteriza por, además de una parte de recuerdo y homenaje a los caídos, contar también con discursos e intervenciones más enfocados a la lucha actual y a los desafíos de la militancia a día de hoy.

Entre las intervenciones de este acto, que logró reunir a más de 300 asistentes, destacaron las del abogado Ignacio Menéndez, quien cargó contra las medidas restrictivas que el Sistema lleva aplicando durante ya casi un año con excusa de la pandemia, y las de la joven activista Isabel Peralta, de 18 años. Sus palabras son ya conocidas por todos, pues su discurso ha corrido como la pólvora por los medios de comunicación de todo el país. La joven se pronunció abiertamente contra el sionismo internacional y la decadencia de la sociedad española y europea, exhortando a los presentes a seguir los ejemplos de heroismo y entrega de aquellos que nos precedieron.

La respuesta del Sistema no se hizo esperar, con riadas de artículos en todos los medios de comunicación atacando a la joven, y anunciando además la fiscalía de Madrid que actuaría de oficio contra ella por sus “proclamas antisemitas”. Por otro lado, Peralta también ha tenido la ocasión de pronunciarse y explicar sus palabras con mayor claridad, algo que parece lamentablemente necesario en estos tiempos de estupidez generalizada, en entrevistas con algunos medios del Sistema como La Razón o El Español.

Lo más sangrante de todo este asunto ha sido la respuesta de algunas organizaciones y medios autoproclamados patriotas, que no solo se han apresurado a desmarcarse del acto en el cementerio de la Almudena, dando demasiadas explicaciones que nadie había pedido, sino que incluso han rechazado y condenado la intervención de la joven activista. No estaban obligados en modo alguno a pronunciarse sobre el acto, pues ninguno de ellos lo convocaba ni estaba presente en el mismo, pero en un lamentable intento de hacerse perdonar por el Sistema, y demostrando estar acordes a esta triste época en la que lo habitual es cogérsela con papel de fumar para todo, han demostrado no ser más que unos simples acomodados y unos reaccionarios, meros clubes sociales donde reunirse en un puñado de actos nostálgicos al año, procurando hacer poco ruido, y dar así por cumplida su militancia. Poner a una camarada a los pies de los caballos y colaborar con el escarnio público de los medios de comunicación, tratando de buscar con ello la aprobación de un Sistema que, teóricamente, deberían despreciar, deja a todos aquellos que durante estos días han llenado artículos de resentimiento y mentiras a la altura del peor de los traidores.

Con su apasionado discurso, Isabel Peralta ha provocado, a buen seguro inconscientemente, una brecha clarísima para quienes quieran verla entre aquellas formaciones conformistas y sumisas al Sistema y aquellas que realmente tienen voluntad combativa y están guiadas por el idealismo. Esta brecha debería servir para diferenciar quiénes son válidos para nuestra causa y quiénes suponen solamente atraso e ineptitud.

Isabel se enfrenta ahora a un proceso judicial por ese concepto premeditadamente difuso e insidioso llamado “delito de odio”, y el deber de todo grupo realmente nacionalista y revolucionario es el de darle todo el apoyo que pueda permitirse. Jamás ponerse de perfil y colaborar con la persecución del Sistema puede ser una opción respetable.

Un comentario en «78º aniversario de la batalla de Krasny Bor»

  1. El rechazo de los convocantes a las palabras de Isabel Peralta es lamentable y vergonzoso. Quieren hacer pasar a la División Azul por un grupo de antifas que únicamente fueron a combatir al comunismo, muy del gusto de la ultraderecha atlantista actual. Le dejo las declaraciones del incalificable García Isaac, director de Radio YA, echando pestes del “antisemitismo” en dicho acto. No tienen desperdicio.

    https://youtu.be/hFuPXeEc7dw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *