Solo con los muertos se atreven

Allí donde la polémica ley de memoria histórica no llega, el Sistema siempre puede contar con la inestimable ayuda de sus tontos útiles, siempre dispuestos a hacerle el trabajo sucio. Así, a principios de este mes, la tumba de Ante Pavelić, fundador y líder el movimiento croata Ustacha (1929-1945), en el madrileño cementerio de San Isidro, fue objeto de un acto vandálico, siendo cubierta de pintadas con lemas y símbolos comunistas. Las tumbas de su mujer e hijos también fueron atacadas. Ante Pavelić tomó el puesto de primer ministro del recién creado Estado Independiente de Croacia, con ayuda y respaldo de Hitler y Mussolini, en abril de 1941. Tras la derrota europea en la II Guerra Mundial se exilió en Argentina, donde sufrió dos intentos de asesinato a manos de los servicios secretos del mariscal Tito, por lo que en 1957 decidió refugiarse en España, donde se estableció hasta su muerte dos años después.

Este ataque vino precedido por uno similar apenas un mes antes, el 10 de febrero, contra el monumento a los caídos de la División Azul en el cementerio de La Almudena, que también fue cubierto de pintadas, y que ya había sido cobardemente profanado en agosto de 2017, en uno de los ya innumerables asaltos de estas caracteristicas perpetrados por aquellos que solo se atreven a enfrentarse a los muertos y que se saben protegidos y respaldados por el Sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *