1 de mayo, social y nacional

“El 1 de mayo solo puede ser una glorificación de la creatividad nacional que lucha contra el concepto de desintegración internacional, de la liberación del espíritu de una nación y de su futuro económico de la infección del internacionalismo.”

Adolf Hitler, 1 de mayo de 1923, Múnich.

La vanguardia revolucionaria europea salió ayer a las calles para reivindicar nuevamente el verdadero espíritu del 1 de mayo frente a la visión materialista y usurera tanto de la izquierda como de la derecha, ambas explotadoras de los trabajadores.

Por un verdadero socialismo europeo, contra la Unión Europea del capitalismo y la globalización.

SUECIA

La rama sueca del Movimiento de Resistencia Nórdico organizó dos manifestaciones simultáneas en las ciudades de Ludvika y Boden, ambas bajo el lema “No somos políticos – ¡Somos el pueblo!”. La marcha en Boden concluyó con los discursos de Simon Lindberg, Fredrik Vejdeland, Bo Nilsson, Robert Eklund y Simon Holmqvist, mientras que la de Ludvika contó con otros cinco oradores: Pär Öberg, Jörgen Kromann, Pär Sjögren, Sebastian Elofsson y Jimmy Thunlind. Ambas transcurrieron sin grandes problemas, si bien en Boden un grupo de antifascistas trató sin éxito de atacar la marcha. En total se movilizaron 600 militantes, repartidos en ambas ciudades, y más de 30.000 personas siguieron la emisión en directo de los actos a través de Nordfront TV. Además, el movimiento recibió un total de 92.000 coronas suecas en donativos a lo largo del día.

ALEMANIA

Los camaradas alemanes de Der Dritte Weg no faltaron a su marcha anual del 1 de mayo, una de las citas más importantes de este partido, esta vez en la ciudad de Chemnitz, Sajonia. Bajo la consigna “Destruir el capitalismo – Por la familia, la patria y la tradición”, 800 militantes acudieron a la llamada para reclamar un verdadero socialismo alemán. El acto transcurrió en un perfecto orden y finalizó con las intervenciones de Matthias Fischer, Milán Széth (nacionalista húngaro independiente), Tony Gentsch, Maik Arnold y Julian Bender.

POLONIA

La interesante formación nacionalista Szturmowcy organizó por su parte una manifestación por las calles de Varsovia. Unidos bajo el firme lema “Trabajo, Nación, Justicia”, el grupo marchó ante el asedio constante de grupos de antifascistas y la inacción de los policías presentes en el acto. La marcha, durante la cual se corearon los habituales eslóganes europeístas y antisistema que caracterizan a este movimiento, fue finalmente detenida por una barrera humana de antifascistas y terminó abruptamente siendo disuelta por la polícia. Cuatro participantes de la marcha fueron arrestados, mientras que ningún antifascista lo fue, dejando claro quiénes son percibidos como un peligro real por el Sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *